Filomanía Madrid en el Forum Fnac Castellana

¡Buenas noticias, estrenamos sitio en Madrid!
Os esperamos el jueves 24 a las 19.30h en el FORUM FNAC CASTELLANA para continuar con nuestras reflexiones grupales y compartir un rico café.
¡No os lo perdáis!

Share

Las relaciones virtuales

Abrimos la sesión de septiembre preguntándonos: ¿Qué es real en las relaciones virtuales?

A partir de ahí surgió otra pregunta, si ciertas lagunas de información en los medios virtuales quizás podrían suplirse como ocurre con las personas ciegas que agudizan otros sentidos al faltarles la vista. Nos aparece una ventaja de la comunicación virtual: cuando es escrita, uno puede pensar mejor lo que dice y no dejarse llevar por reacciones impulsivas. Pero ¿Cómo podemos hablar de lo real en lo virtual?….si al fin y al cabo real es todo lo que ocurre…  Decidimos centrarnos más en el valor que damos a esa comunicación, si nos la creemos o por qué razón podría decepcionarnos. Vemos que la relación virtual nos hace desconfiar  porque es un medio en el que aparecen nuevos modos de mentir.

La desconfianza se mitiga si en algún momento tenemos la oportunidad de comprobar la veracidad porque se produzca el conocimiento cara a cara con la persona, por ahí se empezaría a comprobar que lo anunciado a través de los medios electrónicos empieza a corresponder con la realidad física. Pero más allá de eso, necesitaríamos también todo lo que se da en la convivencia para comprobar que los sentimientos son también reales. Sabemos que en las relaciones virtuales se sustituye la convivencia por el “contar tu vida”, narración que admite toda la falsedad que no admiten los hechos en la convivencia real.

Algo interesante aparece en lo que nos ofrece la comunicación virtual: con ella se dan relaciones que no tendrías teniendo en cuenta el físico de la persona o las diferencias sociales. Vemos que por un lado se abren oportunidades, pero también vemos que dejando de lado “la piel” estamos haciendo relaciones incompletas y que no pueden durar.

Vemos que  lo que cuelgas en un espacio virtual va constituyendo tu imagen; una imagen que muy bien podría condicionar tu comportamiento. Nuestra propia credibilidad depende de cómo nos proyectemos y nos encontramos con que la propia falsedad puede encontrar un caldo de cultivo multiplicador en esos medios. La capacidad de autoengaño es previa al uso de la realidad virtual pero ésta multiplica las oportunidades de que se dé porque entramos en un clima de fantasía y también multiplica las consecuencias, cuando proyectas una imagen disparatada que luego te condiciona.

Hay quien considera insuperable los defectos de lo virtual porque, como animales, mamíferos, necesitamos relacionarnos con un cuerpo, aunque  hay quien señala que lo importante de la decepción siempre radicará en que hayamos sido engañados o contrariados en nuestras expectativas.

El problema es que en aquello que falta algo sustancial de las relaciones, por ejemplo lo físico, se nos puede disparar la imaginación.

¿Cómo contrarrestar todos estos peligros? La solución sería diferenciar mucho entre los modos físico y virtual de relación y ser consciente de las posibilidades de cada una y por tanto disfrutar de lo que nos ofrecen sin pedirles lo que no pueden ofrecer.

Como final aporto la reflexión de que los estudiosos de la filosofía también pasan mucho tiempo relacionándose con no-cuerpos cuando leen a los filósofos y resulta ser una relación satisfactoria, sin olvidar que precisamente lo que proponemos los que hacemos práctica filosófica es la ejercitación, viva, presente, que requiere dos mentes encarnadas y vivas.

La red ha permitido que personas en las antípodas puedan compartir información en lo que se ha dado en llamar “comunidades de interés”. En este nivel de intercambio de información internet ha potenciado enormemente la evolución personal de muchas personas pero hemos visto cómo en el nivel de las relaciones personales internet potencia más el aspecto imaginario que otra cosa.

Os dejamos algunas películas que tratan lo real-irreal en los medios virtuales para continuar con la reflexión:

BRAZIL, 1985.- Terry Gilliam.

TIENES UN E-MAIL, 1998.- Nora Ephron

MATRIX, 1999.- Andy Wachowski

LA RED SOCIAL, 2010.- David Fincher

Coordinadora: Mercedes García Márquez

Share

“La muerte” próximo Filomanía en Madrid

“La muerte sólo tiene importancia en la medida en que nos hace reflexionar sobre el valor de la vida”. André Malraux.

Os esperamos el martes 25 a las 19h. para continuar con la reflexión.

Share

Inauguramos temporada en Madrid

Llega septiembre y retomamos nuestra actividad en Madrid.

Este mes con un cambio de sitio. Por obras en la Librería Ocho y Medio nos reuniremos en La Marabunta librería-café, quienes amablemente nos han cedido su espacio para la reflexión.

El tema: ¿Qué es real en las relaciones virtuales?

Os esperamos a todos el martes 27 de septiembre a las 19h para dialogar sobre este tema tan apasionante y compartir un rico café.

Aquí os dejamos la invitación para que la compartáis con vuestros amigos.

Share

¡En agosto, la reflexión continúa!

Como todos los años, llegado el mes de agosto nuestros encuentros filosóficos se toman un pequeño descanso, para volver en septiembre con más energía y la misma ilusión por hacer filosofía y pensamiento crítico entre todos, a través del diálogo. Mientras tanto, seguiremos actualizando la web con otros contenidos, y continuando en  facebook nuestro espacio de pensamiento colectivo.

Agradecidos a tod@s por vuestra participación, nos vemos las caras de nuevo en septiembre en Madrid, Alcobendas, Barcelona y Alicante. Tal vez con más novedades y puede que con nuevos espacios de reflexión en otras ciudades.

¡Felices vacaciones!

Share

¿Nos comprometemos con la democracia que queremos?

En nuestro encuentro del pasado 28 de junio en la librería Ocho y Medio (Madrid) quisimos contribuir a la reflexión sobre nuestra democracia que se está haciendo de una manera bien patente en nuestro país.

Para no dar nada por supuesto, nos planteamos si, en tanto que sistema, podría haber una alternativa a la democracia y entendimos que, por mucho que necesitara mejoras (sobre todo en sus mecanismos de control, incluida la justicia) no había otro sistema mejor. Vimos que el compromiso para su mejora tenía que ser de todos, pero sí se señaló que por parte de los políticos tenía que ejercerse más motivación de servicio público ya que en los últimos años la clase política había entrado en una dinámica muy centrada en los intereses de partido, e incluso peor: centrada en sus intereses como clase política, con la prioridad puesta en su supervivencia cuando no en su enriquecimiento. Esto, más allá de que pueda generar delitos penales, produce un ambiente en el que se van corrompiendo las voluntades y las intenciones, y se pierde el norte del beneficio público, que es el único que debería orientar las decisiones políticas.

Vimos que una de las causas que están detrás de esta deriva es la preponderancia del dinero como rector de la vida común, lo cual a su vez ha sido generado por un sistema económico capitalista que ya no tiene competencia de ningún tipo, ni ideológica, ni funcional; campa a sus anchas sin que haya nada que le ponga límites, ni desde los poderes políticos ni sociales. Hemos bajado la guardia, dicen algunos, y el conformismo con un sistema que hasta ahora no iba mal ahora parece que nos va a cobrar cara la pasividad.

Frente a esta situación nos encontramos con una explosión de información en la red: los contactos multiplicados, los debates, los intercambios entre particulares, al margen del poder, del dinero, y lo que es más curioso, a parte de los propios medios de comunicación masivos tradicionales, que en muchos momentos han quedado obsoletos. La red es un medio de intercambio horizontal, donde la autoridad la marca el que diga y aporte lo más interesante, lo que resulte más significativo para todos. Vemos como se da esto con la generosidad extrema del que aporta su esfuerzo y sus conocimientos por el puro placer de compartir, en el polo opuesto del que le pone precio a todo. Se recuperan por este vía los valores elevados del diálogo y la generosidad.

El movimiento del 15 M habría surgido de ese ambiente de comunicación, no violento, bien informado y crítico. Aunque algún participante señaló que todavía quedaba mucho para que todo este estado de opinión cristalizara en alternativa que se integrara formalmente en el funcionamiento democrático de votaciones, valoramos que se haya dado ese paso. Un paso al que ha contribuido la energía de los jóvenes, de los que hasta ahora parecía que esta sociedad no esperaba gran cosa. Si esto es una semilla de mayor conciencia para una mejor convivencia, bienvenida sea.

Por Mercedes García Márquez

Share

« Previous Entries Next Entries »