¿Qué entendemos por una pareja sana?

Iniciamos el primer café filosófico de 2012 en el Forum de Fnac L’Illa Barcelona con la siguiente pregunta: ¿Qué entendemos por una pareja sana?

La estructura del café se presenta, al igual que las revistas o periódicos, con una sección de contactos, otra referida a las noticias “rosa” de la vida de los filósofos y, como no, una sección de opiniones. Para concluir, la editorial.

Relación de pareja sana

SECCIÓN CONTACTOS: soltero busca…

El moderador inicia la sesión describiendo el perfil de un soltero que busca pareja: es varón, con una edad de algo más de 40 años, de complexión delgada, con voz aguda y no muy guapo, le gusta andar, trabaja el sector de la enseñanza, sufre de molestias estomacales y/o migrañas, habla alguna lengua clásica…

Parece obvio entre los asistentes que un perfil así tiene muchos número para seguir siendo un soltero.  Y este perfil no es otro que el del filósofo. Entonces el moderador señala la existencia de una “encuesta” donde, entre otros datos, muestra que los filósofos son, en el 70% de los casos, solteros. Esta supuesta encuesta es en realidad Filósofos: vida íntima, libro de Pierre A. Riffard, que atrae la atención sobre determinados rasgos humanos de los filósofos, que son generalmente pasados por alto, desde Thalès hasta Sartre.

Una de las explicaciones (que solo es apuntada para no condicionar el diálogo) podría ser  que la actividad intelectual  profunda (acto de pensar como radical soledad) dificulte las relaciones de pareja o sociales.  En todo caso, este dato podría cuestionar que los filósofos sean los más apropiados para hablar o dar lecciones sobre las relaciones de pareja.  Pero siguiendo la proposición 4.112 del Tractatus, la idea no es dar lecciones desde la filosofía, sino que podamos clarificar alguna cosa sobre las “relaciones de pareja”, y en particular, sobre las nuestras.

SECCIÓN PRENSA ROSA: La vida íntima de los filósofos

Para iniciar el diálogo se propone hacer un breve repaso a la soltería (o relaciones de pareja) de algunos de los filósofos más ilustres, con el doble objetivo de a) focalizar algunas relaciones tipo o modelos y b) identificar algunos ámbitos, territorios, conceptos… que rodean a las relaciones de pareja.

Esquemáticamente:

Pitágoras Casado con la matemática Theano.
Tales Según cita Diógenes Laercio parece soltero… primero se declara demasiado joven y luego demasiado viejo para el matrimonio.
Sócrates Casado con la malhumorada Xanthippa.
Platón Soltero.
Pericles Casado con Aspasia (supuesta hetaira)
Aristóteles Casado dos veces. Pitias y Erpilis (joven criada)
Religiosos Pascal, Leibniz, St. Tomás, San Agustín… todos solteros
Nietzsche Soltero pero enamorado de Lou Simone (relación con Freud)
Heidegger Casado con Elfride Petri y con una relación con H. Arend.
Sartre Soltero y en relación abierta con Simone de Beauvoir.
Kant Soltero y parece que con dos intentonas de matrimonio. Parece que insinuó que de joven, que lo podía disfrutar, no se lo podía permitir y de mayor, que se lo podría permitir, no lo podría disfrutar.
Donatien Alphose François de  Sade Primero casado con Renèe. Acabo sus días con su otra gran relación Constance.
Shopenhauer Un solterón acomodado.
Hume Soltero. Parece que se enamoró de la condesa de Boufflers (ésta conocía a Rousseau, casado con Thérèse le Vasseur e hijos extramatrimoniales).
Newton Soltero.
Descartes Soltero.
Copérnico Soltero.
Galileo Soltero.
Kierkegar Soltero, aunque con una gran historia de amor imposible con Regina.
Comte Parece que se casó con una meretriz.
Hegel Se acabó casando con una joven.
Wittgenstein Soltero.
Focoult Soltero.
Maria Zambrano Casada con el historiador Alfonso Rodríguez Aldave.
Manuel Cruz Soltero. De él destacamos su último libro, Amo, luego existo.

SECCIÓN OPINIONES: parejas y sanas

En una rápida ronda el moderador solicita a los asistentes que digan que es, a su entender, aquello que define una pareja o relación sana. O su contrario, aquello que imposibilita o daña una relación sana.

Elementos de la constelación conceptual “pareja sana” aportados: tolerancia, trasparencia, coincidencia, fidelidad, sinceridad, complementariedad, respeto mutuo, complicidad, humor, espacio vital, confianza, rivalidad sana, ternura, amor recíproco, honestidad, armonía, cariño, comunicación…

Contrarios: dominación, posesión, falsedad, infidelidad, dependencia, engaño, control, absorbencia…

En las intervenciones que configuraron los diferentes diálogos y reflexiones de la sesión se apreciaron diferentes ámbitos y perspectivas que dibujaron de forma amplia las “relaciones sanas”. Se destacó el papel o rol de la mujer en las parejas y su evolución condicionada al momento histórico o situación cultural. Haciéndose referencia a sociedades donde aún la mujer no juega un rol “activo” en la relación de pareja. En este punto se destaco el origen “contractual” del matrimonio y su condicionamiento de otros ámbitos de la relación de pareja: amor, sexo, aspectos materiales y económicos.

En la actualidad, y en nuestra sociedad, el rol de la mujer es, oficialmente, el mismo que el de un hombre aunque se constata la permanencia de estereotipos mentales y conductuales difíciles de erradicar.

Otro punto que generó participación y consenso fue la aportación que señaló importancia de un buen entorno o clima familiar para el aprendizaje de una “relaciones personales sanas”.

Otro asistente manifestó que una pareja sana se sustenta y comparte muchos aspectos, que es aquella que consigue aguantar un techo con muchas columnas, así, si algún día cae alguna, el techo se mantiene alzado porque el resto de columnas se mantienen. En este punto, un pareja asistente manifestó sus coincidencias y gustos compartidos después de más 50 años de casados, eso sí, con una gran discrepancia, ellas manifestaba ser “culé” y él “periquito”

SECCIÓN FINAL: la editorial

Pese a caer en el más amplio relativismo parece que los asistentes optan por definir que una pareja sana es aquella con la cual puedes comunicarte y entenderte para una vida sana conjunta. Que cada cual, conociéndose y respetándose, puede buscar y reconocer qué es aquello que lo complementa y le enriquece.

Por Humberto Ruiz

Share

¿Tienes algo que comentar?

Nombre (Obligatorio)

Mail (no será publicado) (Obligatorio)

Web

Tu comentario

*