La vanidad

Iniciamos la tercera temporada de Café Filomanía Barcelona en un nuevo sitio, el Hotel Catalonia Berna, donde tuvimos el honor de inaugurar la Sala Literaria.

Abrimos la sesión con las presentaciones por parte de Katrina y los comentarios de Humbert sobre algunos aspectos de desarrollo, pauta de respeto en las intervenciones y esquema de la sesión: situación de partida, el pasado, cristianismo y actualidad de la vanidad.

LA VANIDAD…

Concepto en desuso aunque con un gran sentido histórico y sucedáneos operativos actuales. El concepto evoluciona de un sentido metafísico moral, (pecaminosos, donde se penalizan ciertas conductas “ligeras”) hacia una concepción de cierta ética utilitarista (conducta socialmente aceptada e incluso exigible o deseable en algunos contextos). Las hogueras marcan el punto de inflexión…

LA HOGUERA DE LAS VANIDADES

Nos situamos, imaginariamente ante la más famosa Hoguera de las vanidades (en italiano: Falò delle vanità) acontecida el 7 de febrero de 1497, cuando seguidores del monje Girolamo Savonarola recogieron y quemaron en público miles de objetos en Florencia, durante la fiesta del Martes de Carnaval. Tales hogueras no fueron invento de Savonarola, sino que ya eran un acompañamiento usual a los sermones al aire libre de Bernardino de Siena en la primera mitad del siglo. Esta destrucción tenía como objetivo la eliminación de aquellos objetos que se consideraban pecaminosos (objetos de vanidad) como espejos, maquillajes, vestidos refinados, incluso instrumentos musicales, libros inmorales, manuscritos con canciones seculares y cuadros. Entre los objetos destruidos durante esta campaña había varias pinturas originales sobre temas mitológicos clásicos realizados por Sandro Botticelli, puestas por él mismo en la hoguera.

La pregunta en este punto fue: ¿cómo se llegó a tales hogueras? En qué se había convertido la vanidad?. Y la respuesta estuvo clara: en un pecado. Y más precisamente, el pecado.

Distintas aportaciones al respecto concretaron la condensación de la vanidad en pecado:

Vanidad, del latín vanitas… vano… Recordamos el pasaje del Eclesiastés: «Vanitas vanitatum omnia vanitas» («Vanidad de vanidades, todo es vanidad»). Un libro curioso, criticado dentro del propio cristianismo… distintas traducciones e interpretaciones.

Otra aportación apunta a la hybris griega como antecedente. En el sentido de desafiar a lo más alto, aunque no se pueden comparar sin establecer matices.

Las historias de Narciso y Lucifer.

Varias opiniones apuntaron hacia la historia de los siete pecados capitales y cómo se articulaba la vanidad en ellos. La Psychomachia o “Batalla del alma” del poeta hispanorromano Aurelio Prudencio (392 d. C.), dio nombre a un tipo de ficciones donde las virtudes o conceptos abstractos aparecen personificadas en lucha contra los pecados o vicios. P.e la Humildad y Esperanza contra Orgullo.

Así mismo se explicitaron las historias de varios “filósofos vanidosos” con problemas con la Iglesia. Las historias de Giordao Bruno, Galileo Galilei y Rene Descartes. Se hablo de Nietzsche como el “vanidoso máximo” por anunciar la muerte de Dios. Y también se recordó a Max Stirner con el ejercicio que hace de excéntrica vanidad en su obra El único y su propiedad.

En el transcurso de la conversación parecía que la vanidad se iba asociando con otros conceptos. Sus contrarios, como la humildad o la modestia. O sus semejantes, como la arrogancia, el orgullo, la soberbia… entre otros. En especial con este último, dio lugar a diversas puntualizaciones y matices de especial interés. Esquemáticamente.

Una de las intervenciones interpretó la vanidad y la soberbia a la luz de las dos brujas más malas de los cuentos, la madrastra de Blancanieves y la hada mala de la Bella Durmiente. La primera como ejemplo de vanidad, la segunda como la soberbia. Otra de las intervenciones propuso el situarlas en alguno de los periodos vitales humanos, de este modo, la adolescencia correspondería a la vanidad y la soberbia a la vejez. Y como no, varios cules y/o argentinos situaron a CR7 como ejemplo más representativo de ambas.

Lejos ya del contexto significativo de la religión, se preguntó a los asistentes por esa “supuesta vanidad (soberbia) actual”, qué nos ha quedado de ese pecado mortal? La verdad es que bien poco. Se bromeó sobre algunas notas publicitarias en las que se utiliza la vanidad (Bendita Vanidad… el pecado es no cuidarte), se comentaron algunas revistas sobre temas de “supuesta” actualidad…  La idea general era establecer la relación con el mundo de la imagen, en cierto modo trivial, frívolo, superficial y aparentemente inofensivo.

Aunque algunos de los participantes ya habían avanzado algunas ideas, se les preguntó por el posible origen (o consecuencias) de la vanidad en este sentido más actual. Y las respuestas fueron de lo más reveladoras: lo trivial, frívolo, superficial… no es en modo alguno inofensivo.

Auge materialismo, sociedad de consumo, codicia de la vanidad, vacio personal, hipnosis o ilusión, exceso de individualismo, capitalismo o crisis de valores, cultura de la imagen-cuerpo, competitividad salvaje, lo políticamente correcto, tecnificación de la vida cotidiana… y un sincero no lo tengo nada claro.

Para concluir se propone a los asistentes que cojan un pequeño trozo de papel y escriban en él lo que consideren un objeto o conducta o pensamiento de vanidad. Luego, acercarlo a la llama de alguna de las velas para quemarlo.

El tema acordado para la próxima sesión en octubre fue La Esperanza.
Por Humbert Ruiz

Share

¿Tienes algo que comentar?

Nombre (Obligatorio)

Mail (no será publicado) (Obligatorio)

Web

Tu comentario

*