La esperanza

Iniciamos la sesión del 11 de octubre en el Hotel Catalonia Berna en BARCELONA con las presentaciones por parte de Katrina y los comentarios de Humbert sobre algunos aspectos de desarrollo, pauta de respeto en las intervenciones y esquema de la sesión. Para el tema en cuestión, la esperanza, la propuesta fue la de ir avanzando a partir de cuatro acercamientos conceptuales, desde la esperanza como un simple estado de ánimo hasta el sentido originario de la esperanza en el Mito de la Caja de Pandora (Hesiodo).

  • Acercamiento 1. Es un estado de ánimo (habitual… esperar)

La idea de este acercamiento fue la de destacar el elemento tiempo. A partir del habitual “esperar algo” hasta el más trascendente “Deseo de un futuro mejor…”, en todos está implicado el escurridizo elemento “tiempo” y, posiblemente, en su forma más ambigua, el futuro. Se propusieron algunas definiciones de tiempo… algún participante recordó la de Heráclito: el tiempo es un niño jugando a los dados, el moderador comentó algunos episodios mitológicos de Kronos así como  la definición dada por Aristóteles: la medida del número según el antes y el después. Y su paradoja frente a la realidad inmaterial del tiempo…

La esperanza y su necesaria conexión con o proyección al tiempo futuro ya nos adelantó la complejidad y profundidad de sus implicaciones.

  • Acercamiento 2. Es un color…

Al preguntar por el color de la esperanza a los asistentes hubo pleno acuerdo: el verde. Pero, ¿cuál es la razón? Para la física del color es un color luz primaria o un pigmento secundario. Su longitud de onda electromagnética lo sitúa en un punto medio del espectro visible de la luz.

Etimológicamente “verde” tiene su origen en el verbo latino virere (brotar) del que deriva viridis. Como se apreció, existe una relación directa con la naturaleza y se podría apuntar que, en una cultura agrícola, es fácil asociar al color verde connotaciones de expectativa, deseo, esperanza… (tiempo futuro)

Existe una razón más para asociar el verde a la esperanza, y ésta es la diosa romana Spes, de la que se deriva en latín el verbo sperare o speres y posteriormente, esperantia. Spes o la Griega Elpis es hija de Nix, diosa primordial que encarna la Noche y su larga estirpe. A Spes se la representa vestida de color verde y en muchas ocasiones rodeada de animales, frutas o el cuerno de la abundancia (cornu copiae).

Parecía el momento de explicar el mito de Prometo, en el que se enmarca la historia de la Caja de Pandora, pero lo detuvimos aquí ya que lo que nos interesaba era avanzar en el terreno religioso y pasar del nivel mitológico al teológico.

  • Acercamiento 3. Es una virtud (teogonal de la teología Cristiana)

Al hablar de la esperanza como virtud y meternos en el ámbito religioso la conversación empezó a abrirse, dando entrada y explicitando algunos de los aspectos clave que rodean a la esperanza.

Uno de ellos fue la consideración de la esperanza como algo no bueno o incluso malo. Dentro del esquema cristiano, donde la esperanza es una de las tres virtudes teogonales (junto a la fe y la caridad) y es la que permite trascender (pasar del devenir al ser), es la que hace que la fe tenga una proyección al futuro y haga esperar o tener la esperanza de salvación. De donde se deriva la consideración de la “vida” (presente) como un arduo trámite o tránsito o lugar en el que sacrificarte ya que lo bueno está por llegar.

En este punto se hizo lectura de un breve texto de Nietzsche que nos muestra esa crítica a la esperanza cristiana con elementos de la mitología griega.

Pandora trajo la caja llena de males y la abrió. Era el regalo de los dioses a los hombres, un hermoso regalo de aspecto fascinante, llamado “la caja de la felicidad”. Al abrirla, todos los males, que eran seres vivos con alas, salieron volando; desde entonces revolotean a nuestro alrededor y nos atormentan día y noche a los hombres. Sólo uno de los males se quedó dentro de la caja. Pandora cerró la caja por voluntad de Zeus y lo dejó dentro. Ahora el hombre posee para siempre la caja de la felicidad y piensa maravillas del tesoro que encierra; dispone de la caja y se sirve de ella cuando quiere, porque no sabe que la caja que trajo Pandora es la de los males y que piensa que el mal que guarda en el fondo es la mayor de las felicidades: se trata de la esperanza. Efectivamente, Zeus quería que, por grandes que fueran los tormentos que le causaran los otros males, el hombre no rechazara la vida y siguiera dejándose atormentar siempre. Por eso dio al hombre la esperanza que es, en realidad, el peor de los males, ya que prolonga el tormento de los hombres.

“Humano, demasiado humano”, Friedrich Nietzsche

Vemos en la versión de Nietzsche que la esperanza alarga el tormento, es ese algo que hace “no rechazar la vida” y proporciona una proyección vacía de futuro aunque solo sea para arrastrar un lamentable y funesto presente. Pero en esta crítica feroz al cristianismo se aparta de las fuentes griegas que nos pueden proporcionan otras perspectivas sobre la esperanza.

  • Acercamiento  4. Está dentro de una Caja (mito de Pandora – Hesiodo)

La idea de este acercamiento teatralizado al mito de Pandora es conocer esta primera versión del mito y reflexionar sobre el papel de la esperanza en él. Paralelamente, hacer una cierta re-institución de la figura de Pandora, muchas veces comparada con Eva y la idea del pecado original como justificación de las fuerzas oscuras y los males en general en el mundo de los hombres.

ÚLTIMAS PALABRAS

El mito de Pandora cabe enmarcarlo dentro del mito más general de Ciclo Prometaico y, en la versión de Hesiodo, no se puede deducir que la esperanza sea un bien. Pero lo que está claro es que es un mal que no sale de la caja. Luego cabe preguntarse el por qué o que naturaleza tiene? Es el peor de los males o el más inofensivo? Y en este sentido, se trata de un acto de gracia de Zeus o simplemente lo deja por inoperante?

Hesiodo no nos ofrece opciones, pero parece que si el hombre posee el fuego y las artes puede hacer frente a los males que se han liberado en el mundo y ese mismo conocimiento puede también desactivar los futuros inexistentes e inalcanzables sin anular la proyección en el tiempo. Se trataría de una esperanza razonable que puede generarse con un buen discernir…. Un cierto no-estar que, al generar vació, arrastra el presente hacia el futuro…

Para terminar se decidió que el próximo tema de la sesión del 8 de noviembre fuera: ¿Estoy viviendo?

Por Humbert Ruiz

Share

¿Tienes algo que comentar?

Nombre (Obligatorio)

Mail (no será publicado) (Obligatorio)

Web

Tu comentario

*