El placer

La sesión del café filosófico de noviembre se inicia con un breve repaso histórico y filosófico para intentar situar algunas posiciones clásicas frente al placer y, más difícil, definir el placer en si mismo o sus elementos constituyentes…

-        El placer en la historia

Se hacen algunas alusiones a figuras mitológicas grecorromanas relacionas con la esfera del placer, principalmente sensual. Las ascendencias y descendencias de Afrodita así como su belleza y pasión… Su hijo, Eros, el amor, de su relación con Ares, el dios de la guerra… En este punto el conductor recuerda la versión platónica del mito del amor, hijo de Poros y Penia… Menos conocida es la historia mitológica del propio Placer, hijo de Eros y Psique que ya parece anticipar la idea griega de moderación frente al amor o otros placeres.

En este punto el conductor pregunta a los asistentes, de forma general y para iniciar las intervenciones, sobre esta idea del placer, entendido como una tensión o punto intermedio ente lo racional y lo irracional… Las respuestas fueron variadas y si bien en general se aceptaba como punto de partida algunas voces discreparon de la pregunta inicial en tanto no parecía un marco conceptual idóneo en el que encajar el placer.

Se nombró a Safo, la décima musa, por la belleza de sus palabras y el placer de su lectura… También estuvo presente el filósofo del placer por excelencia, Epicuro y su sabio hedonismo… grande su distinción ente placeres en reposo y placeres en movimiento.

De los Romanos se recordaron sus excesos, su placer desmedido… Y una Edad Medieval de placeres mundanos y oscuros… Uno de los comentarios evocó la imagen de la obra (película) “El nombre de la rosa”, de Umberto Eco…

Descartes, Pascal, Marqués de Sade…  y otros formaron parte del breve repaso histórico que sirvió para ir configurando y situar tres posturas clásicas respecto al placer.

-        Las Tres Posturas Clásicas (TPC) + 1

Ne quid nimis decían los romanos… La posición más aceptada entre los asistentes fue la idea del placer como un término medio. Idea que encontramos tanto en la mitológica, en alguna de las inscripciones de los siete Sabios (meden agan de Solón de Atenas)  y también en la obra aristotélica.

Erradicación. Muchas culturas o sociedades consideran perjudicial el “disfrute placentero”, el ocio, entretenimiento, o la libre práctica de las habilidades…  y fomentan una cultura de la prohibición, la rigidez y el control social e individual.  Alguno de los asistentes pone de manifiesto épocas pasadas, y actuales, donde la religión o el sistema de gobierno monitoriza (o directamente impide) una posible práctica placentera.

El exceso. Para algunos atrevidos, osados… imprudentes según otros ojos… la práctica desenfrenada del placer, la orgia sensorial… acaso una forma de atajo a la sabiduría? Comentó alguno de los asistentes… Diversos son los momentos donde los humanos han manifestado su predisposición por el placer exaltado y poderoso, tomándolo como fuente de fuerza  y fin de toda acción.

Todo es placer (o debería serlo)

Una parte de los asistentes consideró oportuno incorporar una cuarta posición respecto al Placer: Todo es placer o debería serlo. Argumentaron que si el placer  es reducido a un mero fin, a una recompensa, es porque a la sociedad le resulta una forma eficaz de autorregulación… se garantiza que las personas trabajen y todo funcione…  El placer tendría que ser más un medio que no un fin… estar presente en todo lo que hacemos.

-         Que placer cuando… Mmmm!!!!

Para hablar un poco de placeres “concretos” el conductor pide a los asistentes que piensen en los placeres que disfrutan habitualmente o cuando pueden. Seguidamente les pide que escriban en un trozo de papel: un placer sensorial y otro metasensorial (intelectual, mental…). El conductor admite la dificultad de la distinción en muchos casos pero pide un cierto esfuerzo para generar variedad de respuestas. Una vez escritas y recogidas, fueron nuevamente repartidas para su lectura.

Llegados a este punto, el ambiente de complicidad y simpatía desbordó en risas y comentarios jocosos respecto algunos de los placeres que poco a poco iban desvelándose entre los asistentes.

El placer de acariciar un gato tras una larga y dura jornada de trabajo… o ir en busca de una playa para, sentado desde una roca mirar el mar… o sentarse en una buena mesa y disfrutar de una comida deliciosa junto a una compañía especial… o ¡como no! El placer de acariciar y masajear unos glúteos sin aceite… aunque también hubo quien dijo que el placer seria lo contrario.

Pensar, leer, la literatura, la música, aprender, el reconocimiento de los otros…  en algún sentido placeres distintos a los anteriores, pero como algún asistente apunto: en el fondo los placeres nos conectan con la vida.

Ciertamente, un placer de café filosófico!!!!

Acaba la sesión con la confesión de unos de los placeres del conductor, sumergirse en agua.

-        Elección del tema del próximo café en Barcelona

Entre diversos temas propuestos como la hipocresía, el agua… se escoge como tema: la mentira.

Por Joan Méndez (AFPC)

Share

¿Tienes algo que comentar?

Nombre (Obligatorio)

Mail (no será publicado) (Obligatorio)

Web

Tu comentario

*