Filomanía Alcobendas: balance de un año más

El pasado mes de julio, el equipo de Café Filomanía cerraba una nueva temporada de encuentros en el Centro de Arte de Alcobendas. El mes de abril pasado cumplíamos nuestro tercer año completo; por supuesto, con renovadas ilusiones, este otoño próximo arranca nuestra carrera hacia los cuatro añitos.

Poco a poco los encuentros de Filomanía en Alcobendas afianzan su visión de construirse, entre todos, como espacio público, libre y gratuito para la reflexión colectiva y dialogada. Y esta tarea sólo es posible gracias a todos los participantes que dan sentido a nuestra propuesta, así como a las instituciones que nos apoyan. Como siempre, gracias a todos y todas nuestros amigos y amigas que mensualmente y con mucha ilusión se animan, se han animado en alguna ocasión o se animarán en el futuro, a pensar con otros; y, por supuesto, gracias al Centro de Arte de Alcobendas y al semanario Sietedías.

Si la temporada anterior representó la consolidación de nuestro espacio en Alcobendas, el ciclo que con estas palabras despedimos y recordamos ha significado el inicio de nuestra madurez como actividad. A nivel de participación al grupo de fieles habituales (algunos de los cuales estamos orgullosos de poder decir que nos acompañan desde nuestro primer encuentro) se han seguido sumando, como siempre, nuevos compañeros de viaje y algunos participantes esporádicos (a todos ellos desde aquí agradecemos su confianza). Con esta participación asegurada en cada encuentro, a lo largo del último año nos hemos atrevido a innovar en algunos aspectos de nuestra dinámica de reflexión colectiva. Con las características y pautas básicas de respeto, escucha activa, atención y síntesis que rigen todo espacio de café filosófico siempre presentes (y en gran medida interiorizadas por todos), los encuentros han sido más fluidos, vivos y autorregulados. Asimismo, los temas e intereses de los participantes han alcanzado cuestiones más de tipo social: desde la solidaridad y el individualismo hasta la violencia y el poder, pasando por nuestra trilogía sobre nuestras necesidades, la sociedad de consumo y el desarrollo sostenible, o la convivencia en vacaciones (tema muy veraniego con el que cerramos nuestra temporada).

La nueva temporada arranca con ilusiones renovadas y con la misma misión de facilitar un espacio público y abierto en el que cuestionarnos, entre todos, de manera radical lo ya dado. Defendemos que la filosofía debe tener presencia no sólo en las aulas, y reivindicamos, como forma de ejercicio cotidiano, su capacidad de comprensión transformadora de uno mismo y de la realidad que lo rodea. Así, un año más, rescatamos y haremos nuestra la vieja pero siempre necesaria invitación a atrevernos a saber.

Ángel Carrasco Campos

Share

¿Tienes algo que comentar?

Nombre (Obligatorio)

Mail (no será publicado) (Obligatorio)

Web

Tu comentario

*