Las relaciones virtuales

Abrimos la sesión de septiembre preguntándonos: ¿Qué es real en las relaciones virtuales?

A partir de ahí surgió otra pregunta, si ciertas lagunas de información en los medios virtuales quizás podrían suplirse como ocurre con las personas ciegas que agudizan otros sentidos al faltarles la vista. Nos aparece una ventaja de la comunicación virtual: cuando es escrita, uno puede pensar mejor lo que dice y no dejarse llevar por reacciones impulsivas. Pero ¿Cómo podemos hablar de lo real en lo virtual?….si al fin y al cabo real es todo lo que ocurre…  Decidimos centrarnos más en el valor que damos a esa comunicación, si nos la creemos o por qué razón podría decepcionarnos. Vemos que la relación virtual nos hace desconfiar  porque es un medio en el que aparecen nuevos modos de mentir.

La desconfianza se mitiga si en algún momento tenemos la oportunidad de comprobar la veracidad porque se produzca el conocimiento cara a cara con la persona, por ahí se empezaría a comprobar que lo anunciado a través de los medios electrónicos empieza a corresponder con la realidad física. Pero más allá de eso, necesitaríamos también todo lo que se da en la convivencia para comprobar que los sentimientos son también reales. Sabemos que en las relaciones virtuales se sustituye la convivencia por el “contar tu vida”, narración que admite toda la falsedad que no admiten los hechos en la convivencia real.

Algo interesante aparece en lo que nos ofrece la comunicación virtual: con ella se dan relaciones que no tendrías teniendo en cuenta el físico de la persona o las diferencias sociales. Vemos que por un lado se abren oportunidades, pero también vemos que dejando de lado “la piel” estamos haciendo relaciones incompletas y que no pueden durar.

Vemos que  lo que cuelgas en un espacio virtual va constituyendo tu imagen; una imagen que muy bien podría condicionar tu comportamiento. Nuestra propia credibilidad depende de cómo nos proyectemos y nos encontramos con que la propia falsedad puede encontrar un caldo de cultivo multiplicador en esos medios. La capacidad de autoengaño es previa al uso de la realidad virtual pero ésta multiplica las oportunidades de que se dé porque entramos en un clima de fantasía y también multiplica las consecuencias, cuando proyectas una imagen disparatada que luego te condiciona.

Hay quien considera insuperable los defectos de lo virtual porque, como animales, mamíferos, necesitamos relacionarnos con un cuerpo, aunque  hay quien señala que lo importante de la decepción siempre radicará en que hayamos sido engañados o contrariados en nuestras expectativas.

El problema es que en aquello que falta algo sustancial de las relaciones, por ejemplo lo físico, se nos puede disparar la imaginación.

¿Cómo contrarrestar todos estos peligros? La solución sería diferenciar mucho entre los modos físico y virtual de relación y ser consciente de las posibilidades de cada una y por tanto disfrutar de lo que nos ofrecen sin pedirles lo que no pueden ofrecer.

Como final aporto la reflexión de que los estudiosos de la filosofía también pasan mucho tiempo relacionándose con no-cuerpos cuando leen a los filósofos y resulta ser una relación satisfactoria, sin olvidar que precisamente lo que proponemos los que hacemos práctica filosófica es la ejercitación, viva, presente, que requiere dos mentes encarnadas y vivas.

La red ha permitido que personas en las antípodas puedan compartir información en lo que se ha dado en llamar “comunidades de interés”. En este nivel de intercambio de información internet ha potenciado enormemente la evolución personal de muchas personas pero hemos visto cómo en el nivel de las relaciones personales internet potencia más el aspecto imaginario que otra cosa.

Os dejamos algunas películas que tratan lo real-irreal en los medios virtuales para continuar con la reflexión:

BRAZIL, 1985.- Terry Gilliam.

TIENES UN E-MAIL, 1998.- Nora Ephron

MATRIX, 1999.- Andy Wachowski

LA RED SOCIAL, 2010.- David Fincher

Coordinadora: Mercedes García Márquez

Share

¿Tienes algo que comentar?

Nombre (Obligatorio)

Mail (no será publicado) (Obligatorio)

Web

Tu comentario

*